Mundo del Alma

Mensajes que recibo Registros Akáshicos Maestros y Sabios Ángeles Niños nuevo tiempo Metafísica

Este tiempo de tanta transformación hace que los seres humanos prestemos nuevamente atención al alma y al espíritu. Porque estamos llegando a un entendimiento más amplio de quienes somos, para qué vivimos en la Tierra y estamos tratando de clarificar ahora hacia dónde vamos. Todo ser viviente en la tierra tiene un alma ya sea individual o grupal como sucede en el caso de minerales, vegetales y algunos animales.

Espíritu no es lo mismo que alma, al espíritu se lo representa generalmente como una paloma que desciende de Dios hacia el alma humana. El alma es una partecita de Dios que está experimentando la vida y buscando la fuerza espiritual para retornar a la casa o morada del Creador. Hay seres humanos que tienen solo alma y quienes tienen alma y espíritu.
Aquel que porta el espíritu es generalmente un ser que llega a otros a encender con su chispa el movimiento del alma.
Las almas se encuentran a lo largo del tiempo en varias vidas si es que es necesario aprender algo en ... conjunto. Existen almas afines, almas familiares, almas compañeras y almas gemelas.

El alma gemela es parte de la misma alma que decide encarnar en dos o más cuerpos, el reencuentro con otra parte de la propia alma es muy fuerte y generalmente se da para que se recuerde el sendero de evolución. El alma gemela no es la pareja perfecta, una pareja puede darse entre almas compañeras o almas afines, y cuando se da entre almas familiares por ejemplo entre almas hermanas, lo que generalmente sucede es que no estén por mucho tiempo juntas.
Gracias a conocimientos como los Registros Akáshicos podemos acceder a la sanación de todo lo vivenciado por un alma.

Los humanos somos seres multidimensionales, nos movemos en trece dimensiones: la primera dimensión es la de la vida, en ella se dan todos los procesos celulares, orgánicos. La segunda dimensión, relacionada con los sentidos: vista, olfato, tacto, gusto, oído; y con todas las percepciones que tenemos a través de ellos. La tercera dimensión es la del espacio-mente, esta es la considerada como más conocida a nivel del espacio ya que los cuerpos que observamos están en esta dimensión. La cuarta dimensión es la del tiempo, es aquella a la que tenemos acceso cuando vibramos en el tiempo NO MEDIDO, en el tiempo del no tiempo, por ejemplo cuando estamos haciendo alguna actividad artística o meditativa y no tenemos noción del tiempo medido. Desde la quinta dimensión hasta la décimo tercera dimensión se considera morada de seres de luz, maestros y guías espirituales, se tiene acceso en estados de conciencia crística, continua.

Para transitar por todas estas dimensiones el ser humano está dotado de varios cuerpos que conforman su totalidad: cuerpo físico es el más denso formado por huesos, músculos, órganos. El cuerpo emocional o astral, es más sutil y sale del cuerpo físico durante la meditación consciente y los sueños. El Cuerpo mental, es más sutil que el emocional y en este cuerpo se mueve la inteligencia, la telepatía, y todos los procesos extrasensoriales. El cuerpo causal o crístico es el más sutil de todos y es morada de nuestra magna presencia Yo Soy, nuestro Ser Superior, nuestro Cristo.